El seleccionador español de baloncesto masculino y menos conocido licenciado en Derecho, Sergio Scariolo, decidió un día que entrenar equipos deportivos era su verdadera vocación. Se propuso hacer realidad una máxima en su vida: hacer el mejor trabajo posible coordinando, de forma armonizada, el talento y esfuerzo de un grupo…